¿Humectación o hidratación?

Descubre lo que tu piel necesita para lucir radiante

Identifica cuáles son las necesidades de tu piel y revela la fuerza de tu belleza natural.

Terminemos con los mitos y las dudas que envuelven el tema de la humectación y la hidratación de la piel. Esa manzana que comes en las mañanas y el cilindro que rellenas de agua todos los días son pequeños pasos que das para mantener tu piel hidratada, pero no siempre es suficiente para que luzca saludable.

¿Cuáles son las diferencias entre cada una? La hidratación se refiere a la incorporación de agua a tu cuerpo y es un proceso natural del organismo, mientras que la humectación habla de los productos que aplicas para mejorar la retención del agua en la superficie de la piel para que se sienta suave.

Los beneficios de la hidratación y la humectación

La respuesta es simple: una piel hidratada es más flexible, elástica y suave, sin tener en cuenta que una piel así tiende a envejecer más lento. Además de los beneficios visibles, al tener una piel sana mejorará tu confianza y seguridad en ti misma y lo proyectarás hacia quienes te rodean.

Lo mejor para evitar la deshidratación es tomar suficiente agua en el día; empieza con 2 litros y poco a poco notarás el impacto positivo de esta rutina. Además, existen cremas y productos hidratantes, hechos con ingredientes como el ácido hialurónico y la glicerina, que absorben el agua del ambiente y que te ayudarán a hidratar tu piel.

Por otra parte, los productos humectantes previenen que se pierda la humedad de tu piel, ya que crean una capa protectora en la piel que evita la pérdida de agua y te hacen lucir una piel más suave.

Es necesario que en tus rutinas de belleza conozcas los productos que estás utilizando y aproveches los ingredientes naturales que nos ofrece la naturaleza para el cuidado de tu piel.

¿Qué necesita mi piel, hidratación o humectación?

Ahora que conoces las diferencias entre humectación e hidratación, ¿cómo identificar si necesitas un producto humectante o hidratante? La piel seca es un tipo de piel  y se caracteriza por la falta de lípidos (grasas), mientras que la piel deshidratada es un estado temporal causado por la falta de agua, el ambiente, factores externos y el uso de ciertos productos cosméticos.

Los síntomas principales de una piel deshidratada se manifiestan de muchas formas, si te sientes identificada con los puntos que te vamos a compartir, es hora de revisar tu alimentación y los productos que utilizas en tu rutina diaria, porque puede ser que necesites la fuerza de la naturaleza en tu tocador.

• Piel seca y sin brillo.

¿Te han dicho que luces cansada y que deberías tomarte unos días a pesar de que has dormido bien? Bueno, esto se debe a que tu piel parece apagada debido a la pérdida de agua durante el día, provocando que tu rostro se vea cansado. La recomendación es tomar 8 vasos de agua al día, aunque esta cantidad puede variar dependiendo de tus actividades, y consumir alimentos ricos en agua, como sandía y fresas, para ayudar a tu cuerpo a mantenerse hidratado.

• Tirantez en la piel.

Si tienes la sensación constante de falta de elasticidad, es debido a la falta de agua en la piel. El uso de ciertos productos o maquillaje en tu piel también puede generar esta sensación, es una bandera roja, ya que tu piel te está dando la señal de que estos productos resultan agresivos con tu dermis. Elige bien aquellos productos que cuiden y abracen tu piel y recuerda visitar a tu dermatólogo si persiste esta condición.

Para ayudar a mejorar el estado de tu piel puedes usar productos humectantes e hidratantes. Las cremas hidratantes te ayudarán a prevenir los signos del envejecimiento prematuro y te harán lucir una piel más luminosa y suave, ya que aportan el agua que tu piel necesita y la protegen de agentes externos. Por otro lado, las cremas y productos humectantes actúan como barreras protectoras y su principal función es retener el agua en la piel.

El uso del jabón en barra y jabón líquido corporal de Palmolive® Naturals Sensación Humectante Oliva y Aloe, te brindará una sensación humectante y una piel radiante y suave gracias a su fórmula con humectante natural y fabricada responsablemente. ¿Estás lista para cuidar y consentir tu piel?

 

Referencias:
Guía completa para tener una piel hidratada todo el tiempo, La Vanguardia, 2017.
Hydrating and Moisturizing Aren’t the Same for Your Skin — Here’s Why, Deanna Debara, 2019.
Beber agua no hidrata la piel, Carmen Lanchares, 2020.